Consejos para evitar la depresión postvacacional

Asumámoslo. El verano ya está llegando a su fin y toca volver poco a poco a las obligaciones laborales, a los horarios rígidos, a los días cortos, a las bajas temperaturas… Todo ello lleva a que algunas personas padezcan lo que se conoce como depresión postvacacional, un síndrome que se caracteriza por producir, entre otros síntomas, irritabilidad, desánimo, apatía, tristeza o dificultades para dormir.

¿Es posible evitarlo o prevenirlo? La realidad es que sí. Con apenas unas pequeñas recomendaciones podemos conseguir que sus efectos no sean tan profundos y no nos provoquen una profunda desazón. ¡Presta atención a estos consejos para evitar la depresión postvacacional que te ofrecemos!

Consejos depresión postvacacional

1. No te angusties

Es normal que tras unos días o semanas descansando en familia, con amigos o pareja, te sientas desanimado con la idea de volver a tu rutina. Tanto tú como tu cuerpo necesitáis un periodo de adaptación a los cambios. Por lo tanto, es importante no angustiarse ni obsesionarse por el posible malestar que podamos padecer. En muy poco tiempo estarás mucho mejor.

2. Controla el pesimismo

Existen pensamientos de carácter negativo que únicamente minarán tu estado de ánimo. Parecen frases tontas pero que dejan a la vista un desánimo acentuado como por ejemplo “no hay festivos este mes” o “hasta el año que viene no tendré más vacaciones”. Lo más conveniente es tratar de transformarlos en otros más positivos y adaptativos a tu nueva rutina.

3. Se puede disfrutar en el trabajo

Se trata de uno de los mejores consejos para superar la depresión postvacacional que podemos seguir. El lugar de trabajo no tiene por qué ser aburrido, triste o estresante. Fomenta un ambiente agradable en el que te sientas a gusto durante las horas que tengas que estar en él.

Superar la depresión postvacacional

4. La vuelta a la rutina no es el fin del mundo

Sé que te puede parecer lo contrario, pero es preciso no “comerse la cabeza con las vacaciones pasadas”. Para evitarlo, es recomendable pensar en todo lo que te ofrece y te aporta el trabajo, tanto a nivel social, emocional y económico.

5. Huye de las presiones y las tensiones

Es preciso tener cuidado con presionarnos mucho nada más volver de vacaciones, ya que únicamente conseguiremos aumentar nuestra intranquilidad, malestar físico y psicológico. Trata de ir poco a poco adentrándote en la rutina y verás que el cambio no te resulta tan difícil.